SLOW SPEED IN RACING

Cuando la velocidad se convierte en arte

Sólo con una mirada única se puede brillar entre la multitud

Miquel Liso es un tipo inquieto y súmamente crítico con su trabajo. Tras miles de jornadas de trabajo se dio cuenta de que sus fotos, siendo buenas, eran equiparables a las de otros profesionales de gran prestigio. Necesitaba dar un paso adelante para diferenciarse.

“Al principio experimentaba de forma inconsciente en las carreras, jugaba, buscaba cosas que no hubiese visto antes. Hay gente muy buena haciendo cosas muy parecidas y la única manera de sobresalir es hacer algo verdaderamente distinto, diferenciador, algo que te haga único”.

Miquel apostó fuerte. En lugar de buscar fotos para obtener resultados comerciales garantizados con imágenes ultradefinidas y de alta calidad, empezó a bajar la velocidad de obturación con la idea de crear algo atípico. Sería ahora el movimiento delante de él, y el de su cámara, lo que ejerciera de pincel sobre un lienzo en blanco. El resultado es un trabajo excepcional donde resulta imposible que existan dos fotos iguales en un estilo personal e inimitable.

“The satisfaction comes for working next to 500 photographers and coming away with something different”.
David Burmett

La diferencia, fuente de inspiración

“Más que un reto fue una necesidad personal, tenía que crear imágenes distintas, estaba un poco cansado de ver siempre cosas parecidas. Aunque ya había experimentado con alguna idea, descubrí el trabajo de Ernst Haas, realmente el precursor de este tipo de fotografía a baja velocidad. Como él, persigo un proyecto personal. Quería que mis fotos fueran mejores, diferenciarme, crear”.

Slow speed in racing

“Provoco exposiciones largas, para que las fotos tengan mucha fuerza, movimiento, vida; que adquieran un valor extra”.

“Es un juego de colores y formas que se mezclan. A veces juego con los reflejos, las texturas, el movimiento, y luego salen estas cosas. Es magia. Una forma distinta de retratar la Formula 1”.

Baja velocidad y fotos movidas

“Aplico una baja velocidad de obturación para que las fotos queden movidas y además realizo movimientos de cámara. Es como si la cámara pintara las fotos. En cinco años he disparado más de un millón y medio de fotos, para al final poder seleccionar las doscientas mejores”.

“Your first 10.000 photographs are your worst”.
Henri Cartier Bresson

1.500.000

Fotografías tomadas

200

Fotografías seleccionadas